Asia

Excursión a Himeji y Kobe desde Kyoto

Pin
Send
Share
Send


Nos levantamos pronto para ir al castillo de Himeji o Himeji-jô, pero nos quedamos un poco chafados cuando vimos que esta diluviando, lluvia que nos acompañó durante todo el día. Para ir a Himeji cogimos el tren bala desde Kyoto hasta la estación de Himeji de la JR, que tarda una hora más o menos en llegar. En la estación fuimos hasta la oficina de turismo para preguntar cómo llegar hasta allí y pedir un mapa. La informadora nos comentó que había una bonita calle comercial cubierta que llevaba hasta el castillo y como no teníamos ganas de mojarnos mucho fuimos por allí. De la estación al castillo hay unos 15 minutos caminando.

Castillo de Himeji o Himeji-jô

Altar situado en la última planta del castillo.

El castillo está muy bien conservado y la verdad es que es muy bonito, pero el interior no tiene nada de especial, porque está vacío. Aunque el interior esta conservado tal cual, no tiene nada, solo las paredes y alguna armadura. Pienso que si hubieran recreado los muebles o accesorios que se utilizaban en la época hubiera sido mucho más interesante.Como seguía lloviendo mucho no pudimos visitar los jardines anexos y después de tomar algo caliente volvimos a la estación de tren para ir a Kobe. El tren bala tarda 15 minutos para ir de Himeji a Shinkobe, aunque luego hay que coger el metro o el tren otra vez hasta la estación de Kobe que está más céntrica.

Torre de Kobe

Fuimos andando hasta la zona del puerto para ver la Torre de Kobe y el memorial del terremoto. La verdad es que es bastante impresionante ver como quedó la ciudad después del terremoto, y por supuesto cómo se ha recuperado. Como hacia fresco y teníamos los pies mojados nos apetecía mucho comer ramen (bol de sopa con fideos largos) así que decidimos coger un taxi hasta el barrio chino, que nos resultó pequeño y caro. Así que continuamos con nuestra búsqueda del ramen hasta que al final encontramos un local pequeño debajo de las vías del tren.

Barrio chino de Kobe

El ramen y las gyozas entraron la mar de bien y estuvimos charlando con el dueño que era un señor muy simpático y en la televisión del restaurante estaban dando la mujer biónica (la versión de los 70s) y el propietario nos comentó que había mafia en Kobe y que era peligroso, aunque a mí me sigue pareciendo más peligroso ir por las Ramblas de noche… Cansados del agua y de lo poco que nos estaba gustando Kobe decidimos volver a Kyoto para cenar.

Pin
Send
Share
Send